21/10/2020

USA y su antiguo estado títere, Colombia, están avanzando hacia otro intento de cambio de régimen en Venezuela.

Haz una donación a Anon Candanga

Anon Candanga necesita su apoyo para seguir ofreciendo periodismo militar de calidad, para mantener nuestra apertura y proteger nuestra preciosa independencia. Cada contribución del lector, grande o pequeña, es muy valiosa. Apoya a Anon Candanga desde tan solo 1 €, y solo lleva un minuto. Gracias.

Estados Unidos y su antiguo estado títere, Colombia, están avanzando hacia otro intento de cambio de régimen contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. La gira latinoamericana del secretario de Estado Mike Pompeo, que incluyó a Colombia, Brasil, Guyana y Surinam, todos comparten fronteras con Venezuela, fue una demostración de que Estados Unidos hizo alarde de su poderío económico y militar para moldear su política latinoamericana por su ventaja económica y geopolítica en la región.

El comunicado de prensa de Pompeo con el presidente de Colombia, Iván Duque, comenzó con

“Estados Unidos sigue siendo el mayor donante de ayuda humanitaria y para el desarrollo en todo el mundo, incluso para los venezolanos que la necesitan, porque hacer nuestra parte para responder a situaciones de crisis mundial es una prioridad de seguridad nacional”.

Hubo dos temas principales en los que ambos estuvieron de acuerdo y fue profundizar los lazos económicos con Pompeo prometiendo más inversiones estadounidenses en Colombia y derrocar a su enemigo común, Nicolás Maduro. Pompeo mencionó el apoyo de Colombia a Juan Guaidó y las naciones que influyen en el gobierno de Maduro, incluidos Cuba, Irán y Rusia.

“El respaldo de Colombia al líder de la oposición Juan Guaidó” y la transición democrática para una Venezuela soberana libre de la influencia maligna de Cuba, Rusia, Irán, es increíblemente valorada “.

Pompeo elogió al perro faldero presidente de Colombia al afirmar que “usted es un verdadero líder para la región y la dignidad de toda su gente”. El presidente de Colombia, Iván Duque, ha continuado con las mismas violaciones de derechos humanos de regímenes anteriores respaldados por Estados Unidos, según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), quien emitió una declaración sobre el asunto a principios de enero de este año:

Estamos profundamente preocupados por la asombrosa cantidad de defensores de derechos humanos asesinados en Colombia durante 2019. Según nuestros registros, 107 activistas fueron asesinados el año pasado y nuestro personal en Colombia todavía está en el proceso de verificar 13 casos adicionales reportados durante 2019 que, si se confirma, aumentaría el total anual a 120 asesinatos. Los ataques contra defensores de derechos humanos ya se habían intensificado durante 2018, cuando la Oficina de Derechos Humanos de la ONU en Colombia confirmó 115 asesinatos. Y esta terrible tendencia no ha disminuido en 2020, con al menos 10 defensores de los derechos humanos asesinados durante los primeros 13 días de enero.

YOU MUST READ  Los contribuyentes estadounidenses ahora están pagando a docenas de figuras de la oposición venezolana

Renovamos nuestro llamado al gobierno colombiano a realizar un esfuerzo denodado para prevenir ataques contra personas que defienden los derechos fundamentales, investigar todos y cada uno de los casos y procesar a los responsables de estas violaciones, incluida la instigación o complicidad de violaciones. Debe cesar el círculo vicioso y endémico de violencia e impunidad. Las víctimas y sus familias tienen derecho a la justicia, la verdad y la reparación.

La gran mayoría de los 107 asesinatos en 2019 ocurrieron en áreas rurales, casi todos (98%) en municipios con economías ilícitas donde operan grupos criminales o grupos armados, y el 86% del número total tuvo lugar en aldeas con una tasa de pobreza superior el promedio nacional. Si bien más de la mitad de los asesinatos ocurrieron en solo cuatro provincias (Antioquia, Arauca, Cauca y Caquetá), se registraron asesinatos en 25 provincias diferentes. El grupo más afectado fueron los defensores de los derechos humanos que abogaban en nombre de grupos étnicos específicos y comunitarios, como los pueblos indígenas y los afrocolombianos. Los asesinatos de defensoras de derechos humanos aumentaron casi un 50% en 2019 en comparación con 2018

Tras su reunión con el presidente colombiano, el comunicado de prensa de Pompeo señaló que Estados Unidos financiará 348 millones de dólares para “asistencia humanitaria”, que en realidad significa una “intervención humanitaria” en la vecina Venezuela:

Estados Unidos está demostrando nuestro compromiso continuo con el pueblo venezolano y nuestra respuesta a la actual crisis humanitaria causada por el corrupto e ilegítimo régimen de Maduro con el anuncio de casi $ 348 millones adicionales en asistencia humanitaria.

Esta cantidad incluye casi $ 143 millones de la Oficina de Población, Refugiados y Migración del Departamento de Estado, y más de $ 205 millones de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional.

Washington está interesado en el petróleo de Venezuela, quieren un gobierno de perro faldero bajo alguien como Juan Guaidó a quien Trump llamó “el verdadero y legítimo presidente de Venezuela” en un discurso sobre el Estado de la Unión en febrero pasado. Trump visitó el sur de Florida a principios de julio para una reunión con el Comando Sur Militar de Estados Unidos y dijo que “algo sucederá con Venezuela. Eso es todo lo que puedo decirles ”y que Washington“ estará muy involucrado ”. El ex asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, que es una reliquia neoconservadora de la década de 1980, le dijo a Fox News antes de ser despedido que “ahora estamos en conversación con las principales empresas estadounidenses … Hará una gran diferencia económica para los Estados Unidos si podría hacer que las compañías petroleras estadounidenses realmente inviertan y produzcan las capacidades petroleras en Venezuela “. Controlar el petróleo de Venezuela es la prioridad de Washington en América del Sur, no por las causas humanitarias, como ha afirmado el principal belicista neoconservador de Trump, Mike Pompeo. Pompeo enfatizó en el éxito continuo de la “Guerra contra las Drogas” de Colombia o lo que llamó “el veneno de los narcóticos”, dijo que

YOU MUST READ  Lo que dijo el jefe del "Partido de Allah" libanés Hassan Nasrallah

“Nuestros dos países también se oponen firmemente al veneno de los narcóticos. Señor presidente, su administración ha sido ejemplar en este ámbito. La policía colombiana, incluso en estos tiempos difíciles, ha intensificado la interdicción y erradicación de la cocaína. Limpió manualmente un 57% más de campos de coca en 2019 que en el año anterior, 2018. Mire, todos tenemos que hacer más para alcanzar la meta de cortar este cultivo de coca. Sé que lo harás. Estados Unidos está aquí para ayudar compartiendo recursos, experiencia y aplaudimos el trabajo que ha realizado. Gracias por eso.”

Duque agradeció a Pompeo en respuesta.

“Creo que, señor secretario, tuvimos un encuentro maravilloso y le agradezco una vez más por visitar nuestro país, por estar aquí. Y como dijimos repetidamente en el pasado, la relación entre Estados Unidos y Colombia se fortalece cada día. Y usted lo ha dicho, Colombia representa nuestro aliado más importante en América Latina, y nosotros sentimos lo mismo. Y lo hacemos porque compartimos valores comunes y continuaremos compartiendo y fortaleciendo esos valores a lo largo de nuestra historia. Así que mi gratitud para usted y el presidente Trump. Muchas gracias.”

Hugo Chávez, el difunto presidente venezolano dijo una vez que

“Desafortunadamente, Colombia es, estratégicamente, la cabeza de playa para los esfuerzos yanquis en Sudamérica, su base de operaciones. [Ellos] envían tropas de élite bajo una fachada de guerra contra las drogas. Entonces Colombia es un país ocupado por tropas extranjeras que aún tiene que detener la producción y el tráfico de drogas ”.

De hecho, Colombia es el escenario principal para cualquier futura invasión liderada por Estados Unidos contra Venezuela, que posee más petróleo que cualquiera de sus contrapartes sudamericanas. El escenario está preparado con Estados Unidos y Colombia en un intento de sacar a Maduro del poder con un intento de golpe de la oposición o con una invasión total dirigida por Estados Unidos. Sin embargo, si Washington lanzara un conflicto con Venezuela, lo más probable sería después de las elecciones y si, por supuesto, Trump gana en noviembre. Sin embargo, sacar a Maduro del poder por la fuerza será una tarea difícil de hacer, ya que cuenta con el apoyo total del ejército venezolano y del pueblo que será el núcleo de la resistencia. Rusia y China también respaldan a Maduro. Si Estados Unidos lograra sus objetivos de cambio de régimen, las grandes petroleras cosecharían los beneficios y Trump mantendría otra promesa de que seguramente presumirá ante su base latina en el sur de Florida compuesta por exiliados cubanos de derecha, venezolanos y otros. Grupos latinos que apoyan los esfuerzos de Estados Unidos para derrocar a los gobiernos de Venezuela, Cuba y Nicaragua. El primer mandato de Trump en el cargo fue relativamente pacífico porque no aprobó una guerra convencional, pero en su segundo mandato, no será tan pacífico porque no le debe nada al público, si por supuesto gana una segunda. -término.

YOU MUST READ  Mercenario John Heath Mattew capturado en Venezuela será acusado de terrorismo (Fotos de las pruebas)

*

Nota para los lectores: haga clic en los botones de compartir arriba o abajo. Reenvíe este artículo a sus listas de correo electrónico. Publicar en su sitio de blog, foros de Internet. etc.

Timothy Alexander Guzman escribe en su blog, Silent Crow News, donde se publicó originalmente este artículo. Es un colaborador frecuente de Global Research.

La fuente original de este artículo es Global Research
Copyright © Timothy Alexander Guzman, Investigación global, 2020