03/03/2021

Ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN cordinando los militares para” combatir el covid 19″

Ejercicios militares que involucran a 11 países de la OTAN comenzaron en Lituania

Haz una donación a Anon Candanga

Anon Candanga necesita su apoyo para seguir ofreciendo periodismo militar de calidad, para mantener nuestra apertura y proteger nuestra preciosa independencia. Cada contribución del lector, grande o pequeña, es muy valiosa. Apoya a Anon Candanga desde tan solo 1 €, y solo lleva un minuto. Gracias.

Por Manlio Dinucci

Los 30 ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN (Luigi Di Maio para Italia), se reunieron el 2 de abril por videoconferencia e instruyeron al general estadounidense Tod Wolters, Comandante Supremo Aliado en Europa, para “coordinar el apoyo militar necesario para combatir la crisis del coronavirus”.

Es el mismo general que declaró en el Senado de los Estados Unidos el 25 de febrero “las fuerzas nucleares están apoyando todas las operaciones militares de Estados Unidos en Europa” y “Soy un fanático de una política flexible de primer uso” de armas nucleares, que es el ataque nuclear por sorpresa (“Dr. Strangelove cuida nuestra salud”, Il manifiesto, 24 de marzo).

 El general Wolters es el comandante supremo de la OTAN como jefe del Comando Europeo de los Estados Unidos. Por lo tanto, es parte de la cadena de mando del Pentágono, que tiene prioridad absoluta. Sus reglas estrictas son confirmadas por un episodio reciente: el comandante del portaaviones Roosevelt, Brett Crozier, fue destituido del mando porque violó el secreto militar al instar a enviar ayuda, ante la propagación del coronavirus a bordo.

Para “combatir la crisis del coronavirus”, el general Wolters tiene “prioridad a través del espacio aéreo de Europa para vuelos militares”, mientras que los vuelos civiles casi han desaparecido.

Los bombarderos estratégicos estadounidenses B2-Spirit también utilizan caminos de vía rápida para el ataque nuclear: el 20 de marzo, despegaron de Fairford en Inglaterra, junto con los cazas noruegos F-16, volaron al Ártico hacia territorio ruso. De esta manera, el general Basham, comandante adjunto de la Fuerza Aérea de los EE. UU. En Europa, explica que “podemos responder de manera rápida y efectiva a las amenazas en la región, demostrando nuestra determinación de llevar nuestro poder de combate a todas partes del mundo”.

 Si bien la OTAN se compromete a “combatir el coronavirus” en Europa, dos de los principales aliados europeos, Francia y Gran Bretaña, enviaron sus buques de guerra al Caribe.

El barco de asalto anfibio Dixmund zarpó el 3 de abril de Tolón a la Guayana Francesa por lo que el presidente Macron llama “una operación militar sin precedentes”. llamado “Resiliencia”, en el marco de la “guerra al coronavirus”.

Dixmund puede realizar la función secundaria de buque hospital con 69 camas y 7 para cuidados intensivos. El papel principal de este gran barco, de 200 m de largo y con una cubierta de vuelo de 5000 m2, es el asalto anfibio: al acercarse a la costa enemiga, ataca con docenas de helicópteros y lanchas de desembarco que transportan tropas y vehículos blindados.

Características similares, aunque en menor escala, tienen el barco británico RFA Argus, que zarpó el 2 de abril a Guyana Británica.

Los dos barcos europeos tomarán posición en las mismas aguas del Caribe cerca de Venezuela, donde está llegando la flota de guerra, con los barcos de combate costeros más modernos (también construidos por la compañía italiana Leonardo para la Marina de los EE. UU.) Y miles de infantes de marina, enviados oficialmente por el presidente Trump para detener el narcotráfico.

Acusa al presidente venezolano Maduro de “aprovecharse de la crisis del coronavirus para aumentar el narcotráfico,y financiar su narcoestado “. El propósito de la operación, con el apoyo de la OTAN, es fortalecer la restricción del embargo para estrangular económicamente a Venezuela (un país con las mayores reservas de petróleo del mundo), cuya situación se ve agravada por el coronavirus que ha comenzado a extenderse.

 El objetivo es deponer al presidente Maduro elegido por su pueblo (en cuya cabeza los Estados Unidos ha puesto una recompensa de $ 15 millones) y establecer un gobierno que traiga al país a la esfera de la dominación estadounidense. No se puede excluir que un incidente pueda ser causado como pretexto para la invasión de Venezuela.

La crisis del coronavirus crea condiciones internacionales favorables para una operación de este tipo, tal vez presentada como “humanitaria”.

* *

Nota para los lectores: haga clic en los botones para compartir arriba o abajo. Reenvíe este artículo a sus listas de correo electrónico. Crosspost en su sitio de blog, foros de internet. etc.

Este artículo fue publicado originalmente en italiano en Il Manifesto. Traducido por Jean Toschi Marazzani Visconti

El galardonado autor y analista geopolítico Manlio Dinucci es investigador asociado del Centro de Investigación sobre Globalización. (CRG)