30/11/2020

Mercenario Goudreau demanda a Guaidó y sus socios en la Corte de Estados Unidos por incumplimiento de contrato

Haz una donación a Anon Candanga

Anon Candanga necesita su apoyo para seguir ofreciendo periodismo militar de calidad, para mantener nuestra apertura y proteger nuestra preciosa independencia. Cada contribución del lector, grande o pequeña, es muy valiosa. Apoya a Anon Candanga desde tan solo 1 €, y solo lleva un minuto. Gracias.

El mercenario contratado por Juan Guaidó para asesinar al presidente Nicolás Maduro, Jordan Goudreau, demandó a sus socios en el acto terrorista por incumplimiento de contrato este viernes 30 de octubre en el Tribunal de Circuito de Miami-Dade de Estados Unidos (EEUU). e incluso presenta pruebas documentales.

Así lo afirmó el embajador de la República Bolivariana de Venezuela ante las Naciones Unidas (ONU), Samuel Moncada, quien este viernes publicó un hilo de mensajes a través de su cuenta Twitter @SMoncada_VEN, escribió “Goudreau demanda a Guaidó y JJ Rendón por $ 1,4 millones demanda por incumplimiento de contrato.

Destaca que el mercenario brindó datos específicos sobre la participación de Juan Guaidó y su jefe, Leopoldo López, en el operativo terrorista y también brinda sus contactos con funcionarios de la administración Trump que impulsaron el proyecto.

El fallido golpe resultó en la captura el 3 de mayo de dos ex soldados estadounidenses y 47 venezolanos y provocó la muerte de seis aspirantes a combatientes por la libertad que parecen haber sido ejecutados.

Los chats de texto compartidos por Goudreau sugieren que al menos una reunión tuvo lugar en PJ Clarke’s, un restaurante a pocas cuadras de la Casa Blanca, mientras que los testimonios de los involucrados sugieren que las principales figuras de la oposición fueron informadas en diferentes puntos de la trama, incluidos Guaidó y el jefe de su partido político, Leopoldo López, quien escapó de Venezuela la semana pasada.

Las personas a las que identifica niegan rotundamente las afirmaciones de Goudreau, aunque pocas estaban dispuestas a hacerlo oficialmente.

(Conversación telefónica entre J.J Rendón, Juan Guaido y Jordan Goudreau)

Hablando poco en los meses que siguieron a la operación fallida, Goudreau dijo que llegó a sentirse abandonado y chivo expiatorio. Decidió romper su silencio y nombrar a las personas que dijo que tenían conocimiento de sus esfuerzos para derrocar al presidente Nicolás Maduro.

También dijo en su demanda que había visto una oferta competitiva de asistencia a la administración de Guaidó supuestamente de Erik Prince, hermano de la secretaria de Educación Betsy DeVos y propietario de la empresa de seguridad Frontier Services Group. Esto lo niega Prince, a quien se menciona en la demanda del viernes.

La demanda de Goudreau identificó a dos funcionarios de la administración Trump que, según dijo, tenían conocimiento previo de sus planes. Ellos son Andrew “Drew” Horn, en ese momento asistente del vicepresidente Mike Pence, y Jason Beardsley, un ex soldado que es asesor en el Departamento de Asuntos de Veteranos. El mercenario insiste en que su apoyo a un intento de golpe fue alentado por algunos en la administración Trump, incluidos Horn y Beardsley, el asesor del Departamento de Asuntos de Veteranos que también es un ex veterano de las fuerzas especiales y uno de los primeros y prominentes partidarios afroamericanos de Trump.

YOU MUST READ  Terrorismo de estado y guerra sucia: la CIA desnuda a Felipe González

Goudreau también afirma que los representantes clave del equipo gobernante de Guaidó desempeñaron un papel muy activo en poner en marcha el complot, a través de discusiones celebradas en el sur de Florida y, en ocasiones, en Colombia.

Según la demanda contra Rendon, Goudreau fue presentado a Horn y Beardsley por Washington, DC, el cabildero Travis Lucas, a quien Goudreau dijo que conoció por primera vez en octubre de 2019 a instancias de Nestor Sainz, un ex funcionario del Departamento de Estado que supuestamente se encontraba entre los conspiradores. .

Goudreau dijo que la reunión de octubre de 2019 con Lucas ocurrió en la cafetería del Hotel Trump en Washington.

Lucas fue uno de los abogados que representó al ex guardaespaldas del presidente Trump, Keith Schiller, en 2017 cuando Schiller fue entrevistado por el Comité de Inteligencia de la Cámara como parte de su investigación sobre la interferencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016.

Lucas, a su vez, le presentó a Horn y Beardsley y se reunieron varias veces, dijo Goudreau. La demanda alega que “Horn le aseguró a Goudreau que las licencias del gobierno de los Estados Unidos con respecto a la adquisición de armas y armamento para el proyecto estaban próximas”.

“Drew Horn originalmente quería establecer una reunión entre Donald Trump y yo en Mar-a-Lago … un cara a cara directa, pero eso nunca sucedió”, alegó Goudreau en la entrevista.

“La expectativa [de Horn y Beardsley] era que íbamos a ayudar a facilitar, a cambiar el país”.

La demanda también alega que Lucas sugirió que Beardsley “participara en esfuerzos para cumplir con los requisitos” del contrato.

YOU MUST READ  Irak 12/09/2020 los terroristas de ISIS atacaron un vehículo militar

The lawsuit also alleges that Lucas suggested Beardsley be “involved in efforts to fulfill the requirements” of the contract

Goudreau también afirmó que miembros de alto rango del equipo gobernante de Guaidó desempeñaron un papel activo en la planificación de la operación, y en un momento exigieron que se reservaran 20 millones de dólares para financiar un levantamiento popular interno para acompañar la incursión militar.

La demanda de Goudreau decía que su plan recibió el visto bueno sobre los planes de la competencia y que el grupo había considerado uno supuestamente presentado por Prince, el fundador y ex director ejecutivo del contratista de defensa Blackwater, que habría requerido 5,000 soldados y tendría un precio de $ 500 millones.

De mayo a agosto de 2019, Goudreau dijo que asistió a múltiples reuniones en Miami y Colombia donde discutieron sobre el derrocamiento del presidente Nicolás Maduro.

Entre las personas con las que se reunió en estas reuniones se encontraba Sainz, el exfuncionario del Departamento de Estado, que no devolvió las solicitudes de comentarios dejadas en su teléfono y a través de sus colegas. Otra persona identificada en los informes de los medios en mayo y en la demanda como financiador de la operación fue Roen Kraft, un misterioso heredero de la familia quesería. Él no pudo ser contactado para hacer comentarios.

A screenshot of text messages from, according to Goudreau, Roen Kraft. Goudreau said ‘Beavis and Butthead’ refers to Lester Toledo and Jorge Betancourt, the ‘sister’ is Juan Guaidó’s sister and ‘Middle East guys’ are some Middle Eastern investors who were interested in the project. JORDAN GOUDREAU
Una captura de pantalla de mensajes de texto de, según Goudreau, Roen Kraft. Goudreau dijo que “Beavis y Butthead” se refiere a Lester Toledo y Jorge Betancourt, la “hermana” es la hermana de Juan Guaidó y los “chicos de Oriente Medio” son algunos inversores de Oriente Medio que estaban interesados en el proyecto. JORDANIA GOUDREAU

Toledo admite haberse reunido con Goudreau en varias ocasiones, pero solo para discutir cómo llevar ayuda alimentaria a Venezuela, y rechaza algunas afirmaciones hechas por el ex soldado sobre la desviación monetaria como “ridículo”.

Goudreau también dijo que en agosto de 2019 Kraft le dijo que había hablado con Pence sobre el proyecto.

“Según Kraft, el vicepresidente Pence dijo que estaba muy interesado en el proyecto y que tan pronto como tuviera éxito, ‘todas las puertas estarían abiertas’”, alega la demanda.

El portavoz de Pence, O’Malley, dijo: “Los eventos descritos en nuestra oficina por McClatchy nunca ocurrieron; son una fabricación total y completa”.

También en agosto, Rendon se puso en contacto con Goudreau y los dos se reunieron en Miami.

Goudreau dijo que también se reunió con Sergio Vergara, otro funcionario en el campamento de Guaidó, y con la ayuda de Washington, D.C., el abogado Manuel Retureta, afirma la demanda, elaboró ​​un “Acuerdo de Servicios Generales” y anexos detallando la operación. Aunque el contrato fue firmado por Guaidó, Rendon, Vergara y Goudreau el 16 de octubre de 2019, Guaidó afirmó más tarde que su firma había sido falsificada.

YOU MUST READ  Se produjo una explosión en el convoy del vicepresidente de Afganistán

Retureta no devolvió numerosos mensajes dejados en sus teléfonos.

Un anexo al contrato firmado por Goudreau, Rendon y Vergara, obtenido por el Herald y McClatchy, muestra sin embargo una cláusula de negación incorporada.

“Si por alguna razón la Operación de Resolución del Proyecto no tiene éxito, el presidente Guaidó mantendrá la negación y será absuelto de todo conocimiento y culpa por todas las partes”, se lee.

La resolución del proyecto era como se llamaba la operación en el contrato. Los soldados involucrados más tarde lo rebautizaron como Operación Gideon.

LAS COSAS SE DESMORONAN

El plan de Gideon comenzó a desmoronarse desde el principio. Goudreau dijo que notó tensiones entre los venezolanos a fines de julio de 2019. Kraft, quien le había dicho a Goudreau el interés de los inversionistas de Medio Oriente, todavía no había enviado fondos en agosto.

También hubo discrepancias en la planificación.

El equipo de Guaidó parecía interesado en utilizar parte de los fondos de la operación para financiar disturbios en las calles que acompañarían a la incursión. Pero Goudreau dijo que sentía que los montos solicitados eran excesivos, algo que los venezolanos disputan.

Goudreau y otra fuente familiarizada con el asunto dijeron que para diciembre la operación había sido infiltrada por espías del presidente Maduro.

El 23 de marzo de 2020, las autoridades colombianas incautaron un camión con destino a Venezuela que transportaba rifles automáticos y equipo táctico.

Estados Unidos acusó poco después a Alcalá, el general retirado, de narcoterrorismo y ofreció la recompensa. Cuando Alcalá se rindió, dijo que el envío era para un operativo para derrocar al régimen de Maduro.

PRESIONANDO

Goudreau dijo que la operación siguió adelante a pesar de la detención de Alcalá porque el general ya le había dado luz verde antes de que fuera acusado y los comandantes en el terreno decidieron seguir adelante.

El resto de la historia ya la conoces o puedes ver más en el siguiente enlace

https://anoncandanga.com/tag/op-gideon/