20/04/2021

La historia prohibida de las bases militares de EEUU y la incorporación de España a la OTAN.

Haz una donación a Anon Candanga

Anon Candanga necesita su apoyo para seguir ofreciendo periodismo militar de calidad, para mantener nuestra apertura y proteger nuestra preciosa independencia. Cada contribución del lector, grande o pequeña, es muy valiosa. Apoya a Anon Candanga desde tan solo 1 €, y solo lleva un minuto. Gracias.

Publicado por Juanlu González | 5 Abr, 2021 | Europa, Geopolítica y Antiimperialismo

“Lo sucedido alrededor de la OTAN y las bases norteamericanas en España, es la intrahistoria de la transición y del régimen del 78 que jamás quisieron contarnos”

Aunque os recomiendo encarecidamente ver el vídeo por la profusión de material gráfico empleado, os dejo también la transcripción literal de la conferencia, una intervención solicitada por compas del Encuentro Antiimperialista para analizar la transición española desde el punto de vista de la política exterior norteamericana.

Hoy vamos a hablar del proceso de incorporación de España a la OTAN y de la historia de las bases militares norteamericanas en nuestro país. En teoría unos recientes retazos de la historia contemporánea del Estado español sin demasiada trascedencia, pero que encierran mucha más miga de lo que en principio podría parecer. Por resumirlo de alguna manera, la idea que quiero trasladar es que

«Lo sucedido alrededor de la OTAN y las bases norteamericanas en España, es la intrahistoria de la transición y del régimen del 78 que jamás quisieron contarnos».

Y digointrahistoriaen el sentido que le dio Miguel de Unamuno, para referirse todo aquello que ocurría pero no publicaban los periódicos, a la “historia no oficial”. De eso vamos a hablar.

Pero tampoco es tarea fácil. El poder no quiere que se conozca lo que sucedió en esa época y aún hoy, los archivos españoles de la transición son secretos y están cerrados a la investigación. Por eso, mucha de la información necesaria para entender esta oscura etapa histórica, proviene de desclasificaciones recientes que ha realizado Estados Unidos de documentos oficiales de la Agencia Central de Inteligencia, CIA.

Seguramente, de conocerse toda la verdad, la monarquía y los partidos del régimen quedarían muy tocados y peligraría su credibilidad —aún más— cara a futuro. Por eso entre todos la ocultan. Y por eso prefieren que su edulcorada versión siga vigente en el imaginario popular.

¿Qué sucedió realmente durante la transición?

Se supone, o al menos eso nos contaron, que fue el paso incruento de la dictadura fascista, encarnada por el general golpista Francisco Franco, a la democracia, representada por Juan Carlos de Borbón. Pero esta versión solo vale para aquellos que aun creen en los reyes magos o en los cuentos de hadas. Veamos por qué.

Básicamente, la transición fue un cambio de gobierno sin ruptura con el pasado fascista. Se arbitraron leyes de punto final para que los centenares de miles de crímenes del franquismo quedaran impunes. Los entonces llamados poderes fácticos siguieron con las riendas del país: militares, policías, jueces, la oligarquía, e incluso muchos políticos del franquismo, fueron blanqueados con una pátina de una nueva democracia —que nunca fue tal—, y mantuvieron el poder hasta mucho tiempo después, algunos castas y fortunas, hasta hoy. Por eso mucha gente prefiere llamar a lo que tenemos ahora, el «Régimen del 78», porque aun conserva muchas trazas del franquismo y porque tenemos una democracia de muy baja calidad.

Pero además, una de las mayores mentiras de la transición, es que respondió en exclusiva a dinámicas internas: a la presión de la población demandando libertad, a los franquistas y sus herederos, que se convirtieron en buena gente y en demócratas de toda la vida y a una nueva clase política emergente que venía pisando fuerte. Sin desdeñar esa teoría en su totalidad, se queda muy muy corta. Hay que barajar la decisiva interferencia de actores externos, especialmente de Estados Unidos, que fue quien dirigió todo el proceso de transición desde la embajada de Washington en Madrid y a quien le debemos mucha de la arquitectura de nuestro sistema político actual, entre ellos, el nefasto bipartidismo.

¿Qué pretendía Estados Unidos con su injerencia en la transición española?

Desde luego, nada que ver con expandir la democracia en el mundo. A EEUU no le importó ayudar a Franco cuando lo necesitó, como hacía y hace con todo tipo de dictaduras. Su interés estaba muy claro, por un lado, deseaba

Mantener las bases militares acordadas con Franco en 1953 y asegurarse así disfrutar para siempre de la herencia del dictador, por otro,
Meter a España en la OTAN y sumarla al bloque de la guerra fría contra la Unión Soviética y, finalmente
Impedir que el PCE, el partido más fuerte de la transición, se hiciese con el control de las estructuras políticas del nuevo régimen.
LA DICTADURA

Vamos a ir viendo, poco a poco, cómo se concreta la intromisión de EEUU en la política española para lograr sus fines. Abordaremos tres periodos históricos diferentes: la Dictadura, la Transición y la Democracia. Comenzaremos por el principio: por el periodo de postguerra, donde vamos a separar la fase de Autarquía o aislamiento internacional, la firma de los acuerdos con el Vaticano y EEUU y la entrada en Naciones Unidas.

La Autarquía

Acabada la Guerra Civil y la IIGM, España se convierte en un país arruinado, pero también apestado, aislado, boicoteado por la Comunidad Internacional. Con problemas incluso para importar alimentos o materias primas desde fuera de sus fronteras. Como respuesta, Franco decide que España va a producir todo lo que necesita para salir adelante, sin necesidad del exterior y se vuelca en un desarrollo endógeno que resulta ser un fracaso estrepitoso. Era la época de las colas del hambre, de las cartillas de racionamiento… de la miseria. También la época de la brutal represión, del pánico, de los trabajos forzados, de las ejecuciones.

Sin embargo, EEUU, conforme avanzó la guerra fría, vio que el fascismo podría ser un aliado contra el comunismo y decidió retomar discretamente los lazos con la dictadura de Franco. En 1950, la fecha en la que se declara superada la Autarquía, Franco le ofrece a EEUU enviar soldados a la guerra de Corea. Aunque declinaron amablemente su oferta, este parece ser el punto de inflexión para la vuelta de España a la escena internacional. Y es que quedaba realmente feo eso de que un ejército que luchó en la IIGM de la mano de Hitler, se convirtiese en aliado tan pronto. Habría que darle más tiempo para que la opinión pública aceptase algo así.

El Concordato con el Vaticano

Como no podía ser de otra manera, fue la iglesia católica quien rompió el hielo del aislamiento del régimen de Franco. Franco se solía presentar siempre como un líder religioso y la iglesia lo arropaba bajo palio. De hecho comparó a la guerra civil con una cruzada o guerra santa contra los infieles. A principios del 53, el Vaticano firma un nuevo Concordato con España para blanquear el franquismo.

El Acuerdo reconocía cierta autoridad religiosa de facto para Franco, que le permitía hasta nombrar obispos, a cambio de determinadas concesiones:

El Estado asumía el coste de las actividades de la Iglesia Católica.
El estado asume como propia la censura religiosa contra la cultura, el arte y el comportamiento de la población española.
Permite entrada de la Iglesia Católica en los medios de comunicación
… y en la enseñanza universitaria
Si a ello le sumamos la potestad que le ofreció a los obispos de efectuar inmatriculaciones de patrimonio inmobiliario, tenemos un chollazo de vida terrenal, que aún perdura hasta hoy, sin que los gobiernos tan «democráticos» que hemos padecido desde entonces, se hayan atrevido a eliminar. Las iglesias, mezquitas o sinagogas deben ser pagadas por sus fieles y no por el estado. Y menos por uno que se define como aconfesional.

Los Pactos de Madrid

En 1953, Estados Unidos consiguió integrar a España en su plantel de aliados contra la Unión Soviética, perdonando al dictador y permitiendo la represión del pueblo español a manos del general Franco. Fue la prueba más clara de que, para EEUU, la democracia nunca es ni una prioridad ni una preocupación.

EEUU ansiaba contar con el valor geoestratégico de la Península Ibérica, fundamentalmente para hacerse con el control del Estrecho y del Mediterráneo Occidental, además de disponer de una zona de retaguardia en Europa en caso de confrontación con la URSS. En el 53 se firmaron 3 pactos ejecutivos: uno de ayuda económica que duró solo tres años y que contó con cantidades irrisorias de dólares; otro de defensa mutua, que resultó ser un fiasco porque no fue tal y un tercero, que permitió la construcción de 4 bases militares en suelo español propiedad de EEUU, que dura, este sí, hasta hoy.

A resultas de los Pactos de Madrid, se construyeron cuatro bases militares, 3 aéreas (Zaragoza, Torrejón y Morón) y una naval, la base de Rota en Cádiz. La de Zaragoza estuvo utilizándose por la Fuerza Aérea de EEUU desde 1958 hasta 1994. Fue una instalación muy contestada por la sociedad zaragozana, por su utilización en multitud de guerras terroristas, sangrientas e injustas, como la Guerra de los Seis Días y del Yom Kipur en ayuda de Israel, el bombardeo de Libia, o la Guerra del Golfo, por la que pasaron en un solo día, alrededor de 20.000 soldados.

YOU MUST READ  Aviones de combate Su-27 de Rusia se movilizaron para interceptar los bombarderos B-52H de la Fuerza Aérea de EE. UU.

La de Torrejón, en Madrid, se usó conjuntamente hasta 1992, en que fue abandonada por EEUU. Allí el ejército norteamericano construyó la que, aún hoy, es la mayor pista de despegue de Europa, con más de 4.200 metros de longitud, junto con hangares y plataformas para alojar a los bombarderos de la Fuerza Aérea Estratégica norteamericana.

La de Morón de la Frontera, en Sevilla, sigue hoy operativa y se ha ampliado recientemente. Está orientada a misiones de EEUU y la OTAN en Africa y pertenece al Africom, el Mando África de Estados Unidos, que le permite a occidente el saqueo de las riquezas del continente africano.

Por último, la base de Rota, la más importante de todas ellas y también operativa en la actualidad. Acoge de manera permanente los destructores norteamericanos del Escudo Antimisiles contra Rusia.

La Cuestión Española

Pasemos ahora a la secuencia de entrada de España en la ONU. A los altibajos de las relaciones diplomáticas entre Naciones Unidas y España que desembocaron finalmente en la incorporación del país a la ONU se le llamó “La Cuestión Española”. ¿Qué sucedió desde 1945, fecha en la que se creó la ONU, para que un país vetado por su naturaleza fascista, fuese admitido 10 años después en la Comunidad Internacional de Naciones?

En el 45, las potencias vencedoras de la IIGM, impidieron la entrada de España en la ONU porque la consideraban heredera del fascismo y el nazismo. De hecho, reconocen que sin las tropas del eje de su lado, Franco jamás habría tomado el poder. Algo que parece que a muchos compatriotas españoles y muy españoles se les ha olvidado.

Tanto es así que en 1.946, promulgaron una de las primeras resoluciones de la historia de este organismo donde reconocían que el régimen de Franco no representaba al pueblo español, ya que fue impuesto por la fuerza con ayuda de Alemania e Italia. La Asamblea General pedía que si en un plazo de tiempo razonable, no se establecía un gobierno cuya autoridad emanase del pueblo mediante la celebración de elecciones libres y se respetasen las libertades y derechos fundamentales, no se revisaría esa situación.

Sin embargo, en 1950, la situación da un giro inesperado, o quizá no tan inesperado. La resolución 386 ya sí reconoce al franquismo como representante del pueblo español y afirma que la pertenencia de España a la ONU haría bien al conjunto de la población y que su entrada no tiene ningún tipo de connotaciones políticas. Desde luego, es difícil ser más hipócrita en menos texto.

Pero lo cierto es que con la ayuda de algunos países de América Latina y Oriente Medio, la Resolución salió adelante y abrió las puertas a que cinco años más tarde, en 1955, se produjese definitivamente la entrada de España en la ONU.

LA TRANSICIÓN

Pasemos ya a la época de la transición. Con Franco ya fuera de juego y esperando su final definitivo, el franquismo se prepara para sobrevivir a la muerte del dictador. Todos van tomando posiciones, Carrero Blanco y Arias Navarro durante sus presidencias del gobierno, el rey jugando sus cartas con Washington y EEUU va manejando todos los hilos, tanto en la esfera pública como en la privada e inconfesable.

Vayámoslo viendo por partes.

Carrero incomoda

Carrero fue nombrado presidente del gobierno en 1973 y murió ese mismo año asesinado por ETA. Sin embargo, a pesar de su corta estancia como presidente llegó a incomodar, y mucho, a Estados Unidos. Por un lado, negó el uso de las bases para que la aviación norteamericana pudiese ayudar al ente sionista de Israel en la guerra contra los países árabes de Yom Kippur. Por otro, se mantuvo firme en la defensa del estatus del Sáhara Español y se opuso a regalárselo a Marruecos, como quería el amigo americano. Carrero era partidario de dotar el ejército de la bomba atómica, lo que le proporcionaría una independencia política y militar al estilo de Francia. Algo a lo que EEUU siempre se negó con vehemencia. Por último, como casi todos los fascistas españoles, no eran muy partidarios de la OTAN ni de ceder soberanía a un EEUU que jamás consideraron un verdadero aliado y al que nunca perdonaron por cómo acabó con los últimos restos del imperio español.

En definitiva, Carrero se convirtió en un gran estorbo para los intereses y las ambiciones de Estados Unidos para con España… El final de Carrero es de sobra conocido: una joven ETA, en un alarde de audacia y técnica, asesina en Madrid al presidente del gobierno a escasos metros de la embajada norteamericana, en un atentado con explosivos de enorme potencia, mediante la excavación de un túnel subterráneo justo por la ruta que usaba cada día en sus desplazamientos. El coche de Carrero Blanco voló más de 20 metros de altura, saltó por encima de un edificio religioso y quedó empotrado en una azotea del patio interior. En la calle apareció un cráter de ocho metros y medio de diámetro y tres de profundidad.

A pesar de que todo el mundo aplaudió el atentado de ETA, porque con él desaparecía el que podría ser sucesor de Franco, pronto surgieron muchas dudas.

ETA no disponía de experiencia en el manejo de explosivos para haber hecho algo así sin ayuda.
Alrededor del atentado aparecen una serie de personas misteriosas que ayudan a ETA, desde a alquilar el piso donde comienzan a abrir los túneles, a asesorarlos en la construcción las galerías, o a reforzar la cantidad de explosivo que se colocó definitivamente bajo la calle Claudio Coello el día de autos.
Es difícil creer que nadie oyese un trabajo de excavación de esa naturaleza en pleno centro de Madrid y tan cerca de la embajada de EEUU.
En la tierra del cráter se encontraron trazas de C-4, un explosivo militar norteamericano mucho mas potente que la Goma2 que fue la que se usó oficialmente.
El día antes de su ejecución, Kissinger se entrevistó con él y la reunión no fue del todo amistosa. España iba a seguir con su programa atómico con la ayuda de Francia y no se mostró muy partidario de mantener el tratado que permitía las bases norteamericanas en suelo español. ¿Fue un último intento fallido de hacerlo entrar en razón y al fracasar se activó el plan B? ¿Le dio Kissinger el beso de la muerte como el gran mafioso que siempre ha sido? Probablemente, nunca lo sabremos con total certeza.

La familia de Carrero ha manifestado en muchas ocasiones no creer en la versión oficial de los hechos y afirma que ETA no tenía la capacidad para ejecutar un plan tan ambicioso sin ayuda exterior e incluso desde dentro del régimen. Lo que sí es cierto es que un documento de la CIA del año anterior a su muerte lo señalaba como objetivo por ser un estorbo a los intereses norteamericanos. Y algo así no es para tomarlo a la ligera.

El rey felón

Sigamos adelante, ahora viendo las conexiones del rey emérito con Estados Unidos y la política exterior y militar del imperio. Podrían comentarse muchas cosas sobre el papel del emérito en la transición, pero solo nos detendremos en un par de ellas.

De nuevo la información nos llega a través de los centenares de miles de documentos, casi un millón, que desclasificó la CIA de aquella época. El entonces príncipe, estuvo jugando durante años el papel de espía y delator para Estados Unidos, informándoles de todos los movimientos del círculo de poder más íntimo de Franco y su gobierno, para que siempre fueran un paso por delante. Para decirlo más claro, Juan Carlos de Borbón vendió los intereses de España para asentarse en el poder y poder robar a manos llenas toda su vida. ¿El objetivo? Ya lo sabemos: llevar a España hacia una democracia controlada para que el resto de países de la OTAN permitieran su entrada en la Alianza Atlántica y así mantener las bases militares gringas en su suelo para siempre.

Pero no es eso solo, hay más. Como jefe de estado interino, el rey firmó en 1975 un acuerdo secreto con EEUU (aunque Arabia Saudí también estaba de por medio) para regalar el Sáhara a Marruecos y Mauritania, a cambio de su apoyo para que fuese nombrado jefe de estado, lo que finalmente consiguió.

Al parecer, Juan Carlos estaba aterrado con la posibilidad de que pudiese ocurrir una nueva Revolución de los Claveles, que le apartara de la corona, algo que consideraba plausible si se entraba en guerra con Marruecos por el Sáhara. O quizá era lo que le hicieron ver —quien sabe—.

Lo cierto es que por una cosa o por otra se echó en brazos de Kissinger y ligó su destino a Estados Unidos, a cambio de regalarles el Sáhara y dejar al pueblo saharaui a merced de sus enemigos. A pesar de que la ONU declarase ilegal los acuerdos de Madrid de 1975 y que, por tanto el Sáhara sigue siendo español; desde 1979 es Marruecos quien lo ocupa de facto y EEUU y Arabia Saudí algunos de los beneficiarios de su saqueo. Y España quedó a nivel de una república bananera cualquiera.

YOU MUST READ  Trump atacó a su exsecretario de Defensa como un "general terrible" que se opuso al magnicidio del presidente sirio Bashar.

Convenios de 1970 y 1976 con EEUU

Durante la transición se firmaron dos nuevos convenios con Estados Unidos. El primero de ellos en 1970. La novedad de este Convenio de Amistad y Cooperación es que las bases norteamericanas y el oleoducto Rota-Zaragoza pasaron nominalmente a considerarse de propiedad española. Tenía una vigencia de 5 años, pero podría prorrogarse otros 5 años más a pesar de lo cual, el siguiente se rubricó en 1976, aunque técnicamente se trató de una Ratificación del texto anterior, del conjunto de Acuerdos Complementarios efectuados después de su firma en 1970.

Lo que sí es interesante es que se habla abiertamente de que el Tratado supondrá la remodelación del ejército español para su futura entrada en la OTAN. Los planes se van revelando explícitamente poco a poco…

El terrorismo de Gladio

Cuando oímos la palabra Gladio, a todos se nos vienen a la mente las ideas de terrorismo y de Italia. Pero Gladio no fue únicamente italiano. Gladio existió en todos los países de la OTAN e incluso en algunos neutrales o, como España, que aún no había entrado en la Alianza. Así lo reconoce el mismísimo Parlamento Europeo en una Resolución que ha borrado la acusación de conspiranoicos para todos aquellos que llevamos denunciando años los crímenes terroristas de EEUU.

Lo que sucede es que fue en Italia donde primeramente fue investigado y donde algunos de sus miembros fueron juzgados y condenados. Sin embargo, también hay abiertas investigaciones en Suiza, Bélgica o Luxemburgo, donde está siendo investigado el antaño todopoderoso Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, encubridor de los crímenes de Gladio en su país.

¿Pero, qué era Gladio? Podemos decir que era una especie internacional terrorista de extrema derecha organizada, patrocinada y dirigida por la OTAN y la CIA para luchar contra el comunismo. En principio, los terroristas reclutados eran como células durmientes, esperando a actuar en el caso de que la Unión Soviética invadiese el país. Sin embargo, cuando se vio que esto era muy improbable, su objetivo fue impedir que los partidos comunistas europeos pudiesen llegar al poder por las urnas.

¿Cuál era su modus operandi? Fundamentalmente, la ejecución de atentados terroristas de bandera falsa para culpar a sus enemigos o la eliminación de líderes de la izquierda. Se le atribuyen alrededor de 500 muertes, aunque es probable que puedan ir saliendo más a medida que avancen algunas investigaciones abiertas.

Todos conocemos o hemos oído hablar del atentado de la Estación de Bolonia en 1980, atribuido a las Brigadas Rojas, en el que murieron 85 personas. Los servicios secretos italianos estuvieron entorpeciendo las investigaciones, como acredita una sentencia que se hizo pública en 1995, que acusa a las cloacas del propio estado italiano y a la OTAN de la comisión del atentado.

En España se atribuyen a Gladio el atentado contra los sindicalistas de Atocha, el de la revista del Papus, el de la sala de fiestas la Scala (donde se culpó a la CNT), además de otros atentados supuestamente ejecutados por ETA, Grapo o Terra Lliure, grupos en los que consiguieron infiltrarse.

Como decía, hay mucho por descubrir aún. Pero hay que tener en cuenta que hasta hace poco, ningún responsable político admitía su existencia.

¿Qué ha sido de Gladio en el estado español? Parece haber sufrido un triple destino. Agentes de Gladio ayudaron a la creación de los servicios secretos españoles: el SECED, el CESID y ahora el CNI estarían contaminados de Gladio. Por otro lado, el Batallón Vasco Español o el GAL, instrumentos de la guerra sucia contra el independentisno vasco, se consideran herederos de Gladio. Por último, aunque la internacional terrorista de la OTAN desapareció como tal, hoy ha mutado en Al Qaeda y todas sus variantes, un juguete con fines parecidos.

Y si alguien no cree que hoy EEUU, la CIA y la OTAN sean capaces de manipular el terrorismo en su beneficio, no tardará en convencerse de lo contrario.

LA «DEMOCRACIA»

Sigamos avanzando por la línea de tiempo. Ya formalmente pasamos a lo que llaman democracia, donde analizaremos desde la perspectiva de la injerencia norteamericana, los hechos transcurridos entre el golpe de estado de “Tejero” y la entrada de nuestro país en la OTAN.

No se muevan de sus asientos, que esto solo va a seguir empeorando más y más.

El golpe de Estado «fallido» y la entrada en la OTAN

En aquella época, Adolfo Suárez, tras haber cumplido su rol de piloto de la dictadura a la dictablanda, comenzaba a ser una persona incómoda para muchos. El mismo rey Juan Carlos iba pidiendo por las esquinas que se deshicieran de él de alguna manera. Suárez tuvo el atrevimiento de reunirse con Arafat en 1979, considerado como un peligroso terrorista. Se fue a Cuba a verse con Fidel Castro, otro enemigo del imperio. Sus relaciones con Gadafi eran buenas…

Incluso tuvo el atrevimiento de mandar una delegación de su gobierno a la asamblea del Movimiento de los No Alineados, algo impensable para un país con bases militares de uno de los bandos de la guerra fría. Para colmo, no era muy proclive a la entrada de España en la OTAN, ni a mantener bases de EEUU en su territorio. No se sabe si por la tradicional aversión de la derecha española hacia EEUU, o si por miedo a revueltas izquierdistas si iniciaba la entrada en la Alianza con casi un 80% de la opinión púbica en contra.

El caso es que Suárez estuvo dilatando dar el paso durante más tiempo del admisible para muchos de los poderes de la época. ¿Y qué es lo que pasa en este país con la gente que incomoda?

Bueno, Suárez no salió volando, pero sí que lo sacaron por patas, esta vez con un golpe de estado. En realidad con dos golpes de estado, aunque solo uno de ellos vio la luz para la opinión pública. El otro golpe permaneció oculto en las cloacas… y ahí sigue hasta hoy. Y por supuesto, el rey estaba en el ajo, de otra manera no hubiese brindado con champán cuando le informaron de la entrada de Tejero en el Parlamento, como así lo contó el ex jefe de la Casa Real, Sabino Fernández Campo.

En realidad el rey preparaba un golpe que lo situaría de jefe de estado plenipotenciario, a Armada como presidente del gobierno y a un plantel de ministros de origen militar, con representación de los partidos políticos más afectos al régimen.

Pero muchos militares no entendían la fórmula del gobierno de concentración nacional y se lanzaron por su cuenta. Por eso Juan Carlos decía una y otra vez que “los tiros no estaban previstos”. Finalmente, el rey entró en pánico, pensó que podía acabar como su abuelo y encargó a Sabino buscar una solución. Así crearon artificiosamente el mito del “salvador de la democracia”, que aún algunos esgrimen todavía hoy para tapar los crímenes económicos del monarca.

Solo dos días después del golpe de estado “fallido”, el 25 de febrero de 1981 se inicia el proceso de incorporación de España a la OTAN, que culminó el 30 de mayo de 1982.

No hay más preguntas señoría…

Gobierna el PSOE

Avancemos un poco más. Es el turno del PSOE. Los socialistas llegan al poder el 28 de octubre de 1982, en unas elecciones generales con casi el 80% de participación que algunos consideraron una legitimación de la democracia y de la transición. Y es obvio que así fue, la llegada de la pseudo izquierda al poder, legitimaba esta falsa transición y esta democracia de baja calidad que nos legó el franquismo.

¿Quién era Felipe González? ¿De dónde venía? La CIA ya lo caló mucho antes que la mayoría de los españoles y por eso lo apoyaron antes que ellos. En su informe señalaban que:

Era mucho más conservador que la mayoría de los socialistas europeos y que:
No iba a hacer lo que prometía en sus discursos
Pero también el franquismo lo había calado mucho antes, por eso Carrero facilitó los pasaportes a la cúpula del PSOE para ir al congreso de Suresnes donde se hizo con la secretaría general del partido, rompiendo con el exilio socialista y con el marxismo. Hay que tener en cuenta que el PSOE durante la transición no era nada, sobre todo al lado de un PCE que dominó la oposición a la dictadura.

El régimen franquista, EEUU y Alemania montaron un PSOE domesticado que sirviera a sus intereses. Mientras Gladio asesinaba a líderes socialistas como Olof Palme (1986), llevaban en brazos a otros como González. Así que el PSOE, al final de su primera legislatura, hizo lo que le habían ordenado: legitimar la presencia de España en la OTAN mediante un referéndum amañado, confuso y con unas condiciones falsas que nunca se llegaron a cumplir. Un fraude democrático en toda regla.

YOU MUST READ  Entrevista a la sobreviviente del crimen de guerra la bomba atómica Hiroshima-Setsuko Thurlow

El cambio de opinión (en un tema tan crucial como la pertenencia a la Alianza Atlántica) y en tan poco tiempo, es de esas cosas que generan desafección y desconfianza en la clase política y que nunca se borrará de la memoria de muchísima gente. Ese fue el triste papel que el régimen dejó al PSOE, ejecutar los cambios estructurales, las reconversiones económicas, las privatizaciones… que si fuesen pilotadas por la derecha, llevarían aparejadas protestas en la calle que las harían imposibles de implementar en aras de la paz social.

Con todo y con eso, el país vivió las manifestaciones pacifistas más grandes de la historia del régimen del 78. Todos los ojos del mundo se pusieron en España donde se enfrentaba al orden mundial basado en la barbarie que Estados Unidos y sus vasallos habían impuesto al mundo. Si al final ganó el sí a la OTAN, apadrinado por el PSOE y la derecha, fue por un uso abyecto del aparato del poder, de la apisonadora del estado al servicio del atlantismo y de los medios de comunicación públicos y privados, para impedir la victoria de la paz frente a la guerra.

Y una curiosidad, que a estas alturas no debe ser tan curiosa. Antes mencionaba a Alemania como parte también de la domesticación del PSOE. Fue el SPD, el Partido Socialista Alemán, quien financió con un millón de narcos, perdón, de marcos, la campaña de Felipe González de 1982 que lo llevó al poder. ¿De dónde procedió ese dinero? Pues de un multimillonario alemán de origen nazi, juzgado en Nuremberg como criminal de guerra, que había comprado a medio Bundestag. Aquello fue conocido como el “caso Flick” que González siempre negó con vehemencia.

Pero una vez más, el presidente mentía. El dinero llegó y, si se salvó de la quema, es porque hasta entonces, las donaciones extranjeras a partidos no estaban prohibidas por ley. Cuando el representante de Flick, otro hitleriano, compareció en el Parlamento de Madrid, para dar cuenta de por qué su dinero había ido al PSOE, su respuesta a pregunta de Santiago Carrillo fue la siguiente:

“Tratábamos de cerrar el paso al comunismo y el partido mejor situado para hacerlo era el PSOE”

Seguimos en las mismas…

Las bases norteamericanas

Una vez ya dentro de la OTAN y dentro de su estructura militar desde 1.999 (por cierto, en la que nunca íbamos a entrar por mandato del pueblo soberano expresado en el referéndum de 1986)… ¿cómo quedan las bases norteamericanas? La Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) se retiró de Torrejón de Ardoz en 1991 y en 1994 de Zaragoza. Estas dos han sido las únicas reducciones de la presencia militar norteamericana en nuestro país. El resto han sido ampliaciones y más ampliaciones. En el momento actual sólo persisten las bases andaluzas, la de Rota en Cádiz y la de Morón, en Sevilla. Veámoslas por separado.

Si Morón es la base del imperio para el saqueo de África, la Base de Rota, en cambio, lo es para el control de Oriente Medio. Rota ha tenido y tiene un importante papel en todas las guerras que EEUU tiene organizadas en la región para apropiarse de sus recursos petrolíferos: Libia, Irak, Siria, Yemen, Palestina…

Pero no sólo Oriente Medio, sus zarpas también arañan África y sirve de base logística para operaciones militares de Estados Unidos en Europa. Rota es fundamentalmente una Base Naval, pero la presencia aviones de combate y de megaaviones Galaxy de transporte estratégico es permanente. De hecho es lo que más se ve desde el exterior, ya pueden avistarse desde muy lejos al ser tan grandes como un campo de fútbol y tan altos como un edificio de 6 plantas.

Pero entremos a describir la Base. La Base Naval de Rota es una instalación cuyo titular es la OTAN y es operada por EEUU y España. Se suele presentar como de uso conjunto, pero más bien sería de uso adjunto, pues los espacios de cada uno están muy delimitados y priman, por encima de todo, las áreas de uso exclusivo norteamericanas. De las 2.400 hectáreas totales que posee la Base, 2.000 corresponden a Estados Unidos.

En ella trabajan 6.000 norteamericanos, de los que casi la mitad son militares con sus familias que viven en unas 800 unifamiliares dentro de las instalaciones y en las poblaciones de alrededor. Actualmente alberga el Escudo Antimisiles contra Rusia, un arma ofensiva, formada por 4 destructores Arleigh Burke que van a ser renovados por 6 nuevos buques y un escuadrón de helicópteros, lo que supone 600 militares más y la ampliación del puerto de la Base.

Como puede comprobarse, las condiciones del referéndum son papel mojado. La presencia norteamericana no ha cesado de aumentar a pesar de haber dejado de usar EEUU dos bases aéreas. La colocación del escudo antimisiles en Rota ha enfadado mucho a Rusia, quien así de solemne nos dice a las claras que han puesto sus ojivas nucleares más modernas apuntando a esta Base Naval. Así que, un millón de personas, como mínimo, vive en riesgo de muerte por culpa de los intereses norteamericanos. ¿Interesante verdad?

No solamente estamos en riesgo por sufrir un bombardeo, estamos sujetos a la posibilidad de un accidente de gravísimas consecuencias. Al estar sobrevolando continuamente zonas húmedas y estar contiguo a un Parque Natural, a veces los Galaxys se han tragado por sus turbinas a bandadas enteras de aves, incendiando sus motores y teniendo que aterrizar de emergencia maniobrando a baja altura sobre la población de Rota

La base de Rota está exenta del pago de impuestos y tiene secuestrada buena parte del término municipal de la ciudad sin que esta reciba nada a cambio. La pelea por buscar compensaciones al municipio es histórica y se contradice con la supuesta riqueza que dice generar. Para colmo, de vez en cuando surgen peticiones de tipo mafioso de pago por protección de la mano de EEUU.

¿Dónde está el negocio? Los números estadísticos del municipio de Rota no difieren mucho de los de sus vecinos…

Y dos buenas noticias. Por primera vez desde el 53 el estado español ha sacado las bases como moneda de cambio ante actitudes hostiles por parte de EEUU. Es cierto que ha sido poca cosa, pero es todo un hito. Y ante los problemas que sin duda existen, Marruecos ofrece solícitamente los terrenos necesarios para albergar la base al otro lado del Estrecho. Pero no caerá esa breva, al menos de momento.

Desde 1953 se han firmado 5 tratados o convenios con Estados Unidos relativos a las Bases Militares. El último de ellos está vigente desde el 1 de septiembre de 1988 y, tras sufrir varias prórrogas, caduca definitivamente el 22 de mayo de 2021. ¿Qué va a suceder? Recordemos que según la propaganda política y mediática poseemos «el gobierno más progresista de la historia de la democracia» ¿Hay alguna posibilidad de que se revoque el acuerdo o de que se cambie sustancialmente?

La verdad es que creo que no hay que depositar demasiadas esperanzas en este gobierno. El PSOE es un cachorro del sistema, prácticamente creado por y para este fin. Pensar que va a superar su mancha original y volverse contra sus creadores es pecar de ingenuidad.

Izquierda Unida nació de las manifestaciones del NO A LA OTAN. ¿Qué está diciendo ahora?. Si miramos por ejemplo las declaraciones de Alberto Garzón, veremos que apenas difiere de las del PSOE. Poco podemos esperar desde este lado.

¿Y Podemos? Pues peor aún. Su experto en Defensa, el general Julio Rodríguez, es un reconocido atlantista que se ha manifestado en favor de la pertenencia a la OTAN y de operaciones genocidas recientes como la invasión de Libia.

Pero es más. Es imposible que de un régimen surgido de los intereses de EEUU por mantener aquí sus bases militares y de tener a España dentro de la OTAN, quepa si quiera la posibilidad de que recuperemos la soberanía necesaria para poder decidir sobre nuestro futuro.

Queramos verlo o no, el régimen del 78 está indisolublemente unido a los intereses militares de Estados Unidos y no cabe uno sin el otro.

Lo único que podemos hacer, es seguir denunciando estos paralelismos e invocar el espíritu de paz de nuestros pueblos, el mismo que llevó a que casi 7 millones de personas rechazaran la permanencia en la OTAN, a pesar del engaño y el chantaje perpetrado por el PSOE y toda la maquinaria del régimen al servicio del poder de Estados Unidos.

Ahora y siempre seguiremos gritando

OTAN NO, BASES FUERA