03/03/2021

En el Reino Español “Lo que es bueno para el pavo,no es bueno para la pava” (Protesta Pablo Hasél VS Guarimbas)

Haz una donación a Anon Candanga

Anon Candanga necesita su apoyo para seguir ofreciendo periodismo militar de calidad, para mantener nuestra apertura y proteger nuestra preciosa independencia. Cada contribución del lector, grande o pequeña, es muy valiosa. Apoya a Anon Candanga desde tan solo 1 €, y solo lleva un minuto. Gracias.


El canciller de la República Bolivariana de Venezuela, Jorge Arreaza, calificó de “¡DOBLE RASERO!” al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, por unas declaraciones donde asegura que la democracia española es “plena por lo tanto resulta inadmisible cualquier tipo de violencia” en el país.

“¡DOBLE RASERO! En las guarimbas de 2014 y 2017, en los intentos de golpe e intentos de imponer gobiernos fake para generar una confrontación en Venezuela, España apoyó abiertamente las manifestaciones violentas, reconoció el gobierno ficticio y le dio amparo a los violentos”, respondió el titular de la cartera para Relaciones Exteriores al Mandatario español a través de su cuenta en la red social Twitter @jaarreaza.

El pasado martes 16 de febrero en Cataluña, España, inició una escalada de manifestaciones y actos violentos, horas después del ingreso en prisión de Pablo Hasél, rapero español condenado a nueve meses por emitir críticas hacia la monarquía, la policía y dejar en evidencia a personas implicadas en delitos de terrorismo.

Las protestas se extendieron en las principales ciudades de la nación europea ocasionando decenas de heridos y daños materiales producto de diversos enfrentamientos entre la policía y los manifestantes.

Líderes políticos de prácticamente todos los partidos de España se han manifestado públicamente para condenar de manera tajante los actos de vandalismo y violencia que se han venido produciendo durante los últimos cinco días en ese país, tras la detención dentro de una universidad del cantante rapero Pablo Hasél, acusado de enaltecimiento al terrorismo e injurias contra el Rey y la Corona.

“España es una democracia plena y resulta inadmisible el uso de cualquier tipo de violencia”, se atrevió a decir ante en Congreso. Usó la expresión “democracia plena” que en los últimos días han repetido hasta la saciedad para contradecir al vicepresidente segundo y líder de Unidas-Podemos, Pablo Iglesias, quien denunció que “no hay plena normalidad política y democrática en España” debido al encarcelamiento a cantantes y a líderes independentistas pro-república en Cataluña, mientras suceden casos como la huida del rey emérito Juan Carlos de Borbón, para evitar el proceso judicial por corrupción, y el Gobierno continúa protegiendo a la monarquía.

Sánchez solo adelantó su compromiso en “mejorar la protección legal a la libertad de expresión” en referencia a la intención de la coalición de Gobierno de reformar algunos tipos penales muy polémicos, que han sido criticados por limitar esa libertad, entre ellos el “enaltecimiento del terrorismo y las injurias y calumnias a la Corona”, dos de los “delitos” por los que ha sido condenado Hasél.

“La democracia española ampara la libertad de manifestación y de expresión. Pero la democracia jamás amparará la violencia. Es lo contrario a la democracia. El Gobierno quiere ampliar y mejorar la protección de la libertad de expresión, siempre desde el diálogo y la concordia”, declaró el actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, reportan las agencias RT e HispanTV.

Por su parte, Pablo Casado, líder del principal partido de la oposición, el Partido Popular (PP), manifestó su “apoyo a los Cuerpos de Seguridad” y ha exigido “el cese de los ministros que justifican la violencia y la reprobación de los portavoces que alientan la kale borroka [violencia callejera]”.


Pero esta conducta es contraria si se trata de proteger a uno de los autores intelectuales de la violencia en Venezuela:

Y nunca olviden al que quemó vivo a Orlando Figuera, Enzo Franchini Oliveros, que anda disfrutando de su libertad en España, mientras que la familia de Orlando Figuera todavía está esperando justicia