24/11/2020

El negocio de la sangre en Estados Unidos

El negocio de la sangre en Estados Unidos

Haz una donación a Anon Candanga

Anon Candanga necesita su apoyo para seguir ofreciendo periodismo militar de calidad, para mantener nuestra apertura y proteger nuestra preciosa independencia. Cada contribución del lector, grande o pequeña, es muy valiosa. Apoya a Anon Candanga desde tan solo 1 €, y solo lleva un minuto. Gracias.

Estados Unidos es un importante exportador de muchos recursos diferentes, pero un segmento de mercado es sorprendentemente grande: la sangre.

Mint Press News ha publicado un análisis del mercado de sangre y de cómo se espera que crezca, a medida que aumenta la demanda de plasma sanguíneo en todo el mundo.

Según los datos de Comtrade, un proyecto de la División de Estadística de las Naciones Unidas, las exportaciones de sangre humana y animal con fines médicos representaron el 2.3 por ciento del valor de exportación del país en 2017 (el año más reciente se ha puesto a disposición). Un total de $ 28.6 mil millones se hicieron en ese año a partir de las exportaciones de sangre.

La sangre constituye más del 2% del total de las exportaciones de EEUU. “Vale ahora más que todos los productos de maíz o soya que exporta EEUU”.

Exporta más sangre que oro o insumos médicos y casi lo mismo que gas
Hoy, EEUU suministra el 70% de plasma del mundo. Las exportaciones aumentaron en más de 13%, a 28.600 millones de dólares, entre 2016 y 2017.

¿Quiénes la compran
?

Principalmente países europeos. Ellos se llevan el 67,8% de la sangre estadounidense.

¿Por qué los centros de recolección de sangre en EEUU se han duplicado desde 2005?

La sangre se ha convertido en un gran negocio: múltiples corporaciones literalmente chupan la sangre de los estadounidenses más pobres para venderla en países europeos.

Cerca de 130 millones de estadounidenses no pueden costear sus necesidades básicas (comida, vivienda, salud). A muchos de ellos lo único que les queda es vender su sangre. Las empresas aprovechan esta situación y no establecen un pago fijo “El precio se basa en un capricho. Algunas pagaban 75$ las primeras cinco veces que fui, luego te ofrecían 20, 30, 50, 25” – Testimonio de Keita Currier de Washington, D.C. Ella y su esposo tienen varios años vendiendo el plasma de su sangre :“Es al azar, no importa, pero saben que estás desesperado y si no haces tu donación de 30 dólares no tendrás tus 50 la próxima vez”.

YOU MUST READ  Jilin-1 Gaofen-03-1 on orbit

Más de medio millón de estadounidenses duermen en las calles y muchos millones más lo hacen en vehículos. Ellos son el blanco de estas empresas.

A los más desesperados se les permite donar dos veces por semana (unas 104 veces al año). Pero esto conlleva a graves consecuencias para la salud. Muchos sufren de fatiga casi permanente y están al borde de la anemia. Pero lo hacen porque necesitan esos $30 que reciben por visita.