19/04/2021

19 de marzo de 2011, las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN destruyeron y robaron Libia

Haz una donación a Anon Candanga

Anon Candanga necesita su apoyo para seguir ofreciendo periodismo militar de calidad, para mantener nuestra apertura y proteger nuestra preciosa independencia. Cada contribución del lector, grande o pequeña, es muy valiosa. Apoya a Anon Candanga desde tan solo 1 €, y solo lleva un minuto. Gracias.

Hace diez años, el 19 de marzo de 2011, las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN comenzaron el bombardeo aéreo y marítimo de Libia. La guerra fue dirigida por Estados Unidos, primero a través de su Comando de África, luego a través de la OTAN bajo el mando de Estados Unidos.

En siete meses, la fuerza aérea de Estados Unidos y la OTAN llevó a cabo 30.000 incursiones, 10.000 de las cuales fueron bombardeos, desatando más de 40.000 bombas y misiles. Antes de que comenzara la ofensiva aire-mar, los agentes de Estados Unidos y la OTAN y los estados clientes financiaron armaron a grupos étnicos y grupos islámicos reaccionarios hostiles al gobierno de Libia y Qatar desplegaron fuerzas especiales para instigar enfrentamientos armados dentro del país.

De esta forma, el país africano fue demolido. Libia, como documentó el Banco Mundial en 2010, había mantenido “altos niveles de crecimiento económico”, con un aumento del PIB del 7,5 por ciento anual, y registró “altos indicadores de desarrollo humano”, incluido el acceso universal a la educación primaria y secundaria y, para más del 40 por ciento de los jóvenes, acceso a la educación universitaria. A pesar de las disparidades, el nivel de vida medio en Libia era más alto que en otros países africanos. Cerca de dos millones de inmigrantes, en su mayoría africanos, encontraron trabajo allí.

El estado libio, que poseía las mayores reservas de petróleo de África más otras de gas natural, tenía márgenes de beneficio limitados para las empresas extranjeras. Gracias a las exportaciones de energía, la balanza comercial libia mostró un margen positivo de $ 27 mil millones por año. Con estos recursos, el estado libio había invertido alrededor de $ 150 mil millones en el exterior.

YOU MUST READ  La OTAN inicia un importante ejercicio marítimo frente a las costas de Francia

Las inversiones libias fueron cruciales

Las inversiones libias en África fueron fundamentales para el plan de la Unión Africana de crear tres órganos financieros: el Fondo Monetario Africano, con sede en Yaundé, Camerún; el Banco Central Africano, con sede en Abuja, Nigeria; y el Banco Africano de Inversiones, con sede en Trípoli, Libia. Estos organismos habrían servido para crear un mercado común y una moneda africana única.

No es casualidad que la guerra de la OTAN para demoler el estado libio comenzara menos de dos meses después de la cumbre de la Unión Africana del 31 de enero de 2011. Esta cumbre dio el visto bueno para la creación del Fondo Monetario Africano para fines de 2011 .

Así lo demuestran los correos electrónicos de la secretaria de Estado de la administración Obama, Hillary Clinton, que luego reveló WikiLeaks. Estados Unidos y Francia querían eliminar a [el líder libio Muammar] Gaddafi antes de que pudiera usar las reservas de oro de Libia para crear una moneda panafricana como alternativa al dólar y al franco CFA (la moneda impuesta por Francia a 14 de sus antiguas colonias). ).

La prueba: antes de que los terroristas entraran en acción en 2011, los bancos entraron en acción y se apoderaron de los 150.000 millones de dólares invertidos en el exterior por el gobierno libio, la mayoría de los cuales desaparecieron. Goldman Sachs, el banco de inversión más poderoso de Estados Unidos, del cual Mario Draghi ha sido vicepresidente, fue prominente en el gran robo.

Hoy en Libia, los grupos de poder y las empresas transnacionales acaparan los ingresos de las exportaciones de energía, en una situación caótica con enfrentamientos armados regulares. El nivel de vida de la mayoría de la población se ha desplomado.

YOU MUST READ  Unidades del Ejército Nacional de Libia tomaron el control de la aldea de Abu Quraine

Los inmigrantes africanos, a quienes los cuerpos armados que dirigen Libia acusaron de ser “mercenarios de Gaddafi”, incluso han sido encarcelados en jaulas de zoológicos, torturados y asesinados. Libia sigue en manos de los traficantes de personas. Se ha convertido en la principal vía de tránsito de un caótico flujo migratorio hacia Europa que ha provocado muchas más víctimas que la guerra de 2011.

En la localidad de Tawergha, cerca de la ciudad de Misurata, Libia, las milicias islámicas reaccionarias de Misurata respaldadas por la OTAN (las que asesinaron a Gaddafi en octubre de 2011) han llevado a cabo una verdadera limpieza étnica, obligando a casi 50.000 ciudadanos libios a huir y negándose a permitir que regresen.